Los procesos de explotaciones mineras se remontan en Asturias a épocas históricas y prehistóricas, como confirmaron en su día los descubrimientos arqueológicos de la sierra del Aramo.

Los suelos calizos de la zona centro oriental de Asturias conservan estructuras geológicas favorables para la producción de cobre, elemento necesario para la obtención de bronce.

Recientemente el equipo arqueológico dirigido por Miguel Ángel de Blas, profesor de la Universidad de Oviedo y Manuel Suárez Fernández, ingeniero de Minas, en colaboración con una empresa especializada en topografía minera, retomaron las investigaciones sobre el descubrimiento de una explotación de cobre ubicada en el sureste de la sierra del Aramo, en el concejo de Riosa.

El complejo en sí supone un descubrimiento único en la península, y de los más importantes dentro de la prehistoria europea. El yacimiento, además de los restos humanos encontrados, tiene galerías completas bajo tierra, pozos y salas de vaciado de mineral, paredes, restos de filones, señales de circulación para los mineros, agarres de seguridad, instrumentos de trabajo y crisoles, con dataciones de hace unos 4000 años.

La rehabilitación y estudio del yacimiento permitirá conocer las necesidades y usos del metal de las sociedades prehistóricas, así como las lesiones y enfermedades de los mineros.

En Asturias se conservan explotaciones prerromanas de hierro y oro, además de herramientas y de restos de orfebrería encontrados en castros. Es frecuente encontrar castros próximos a estas explotaciones. Los yacimientos fueron utilizados posteriormente por el mundo romano añadiendo nuevas explotaciones a las mencionadas, como el plomo, la plata y el mercurio.




Más información:


El Comercio
www.elcomerciodigital.com/edicion/actualidad/sociedad/sociedad.html

La Nueva España
www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pIdNoticia=350715&pIdSeccion=38&pNumEjemplar=1103