En el Concejo de Sariego, perteneciente a las mancomunidades de la sidra, hay rutas de senderismo, donde podemos apreciar bellos horizontes montañosos y apacibles entornos rurales.

Esta ruta se puede hacer de La Vega de Sariego a La Campa, pero decidimos la propuesta de La Campa a La Vega.

Por la autovía del Cantábrico cogemos la salida de Villaviciosa. En Villaviciosa vamos en dirección a Oviedo y Valdediós. Pasamos por varias poblaciones, entre ellas San Pedro de Ambás, y nos encontramos con el desvío hacia la iglesia y monasterio románico de San Salvador de Valdediós, del siglo XI. Continuamos sin desviarnos hasta llegar a la población de La Campa. Se puede dejar el coche en el aparcamiento de la gasolinera o más adelante, al principio o dentro del propio camino.

El inicio de la ruta está bien señalizado y toda la ruta al completo está perfectamente señalizada; aunque hay varios cruces de caminos, no tiene pérdida. La pista, en un principio de hormigón con un desnivel medio, un poco alto, desemboca en un camino que continúa ascendente hasta el Alto de la Campa. El día soleado y despejado nos va descubriendo un horizonte de cumbres blancas de nieve y nieblas bajas, donde se aprecian los principales macizos desde la zona central hasta la oriental. Seguimos nuestro camino sin dificultad hasta iniciar una bajada de fuerte pendiente, siempre en dirección a La Vega. Después de la fuerte bajada, nos desviamos hacia el Mirador de Perriellos, donde comimos y contemplamos el paisaje, un horizonte de cumbres nevadas: a la derecha, la sierra del Aramo; frente a nosotros, Peña Mayor y Peña Mea; hacia el oriente, los cordales de Ponga y Caso; y, sobresaliendo de las nubes, los Picos de Europa. El horizonte montañoso contrasta con los suaves paisajes del valle, pastos, praderías, caserías y pomaradas. Aunque el viento costero del norte es invernal y frío, el sol alegra las distintas tonalidades de verde. Continuamos con nuestro paseo y llegamos al Altu la Fayuca desde donde divisamos la vecina Peña de los Cuatro Jueces, límite de los cuatro concejos: Gijón, Villaviciosa, Sariego y Siero. Descendemos hacia La Vega en nuestro camino y continuamos de nuevo, ahora en dirección a La Campa por la misma ruta, pero de regreso.

Hemos tardado en hacer todo el recorrido, con paradas incluidas, entre cinco y seis horas. En el camino no encontramos senderistas, pero sí rutas a caballo y rutas de 4x4, que utilizaban caminos adyacentes al nuestro, ganaderos trabajando afanosamente, y también pudimos contemplar un rebaño de ovejas xaldas, con ejemplares de hembras, un macho y espabilados corderos que habían nacido –según nos dijo el ganadero– hacía una semana. La xalda es una raza de oveja autóctona, en vías de extinción. No es una oveja muy grande, pero es muy resistente, y el uso de su lana se remonta a la época de los castros, según vestigios arqueológicos. Desde la Asociación de Criadores d´Oveya Xalda, fundada en 1992 se realizan esfuerzos por recuperar esta raza autóctona. En la página web www.xalda.com, se puede encontrar una interesante historia sobre la raza, así como las características de la xalda. 


GEA
grupos de ecología y voluntariado


Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar