En las cerámicas precolombinas, pero también caminando en vivo, puede verse en Perú un curioso perro sin pelo, al que consideran guardián del legado cultural precolombino.<

 

Aparece representado en la cerámica moche, chimú, Lambayeque y chancay, sobre vasijas llamadas huacos, y es el único tipo de perro que aparece en forma escultórica en esos huacos, lo que atestigua su importancia. Es de tamaño medio, gris, negro o marrón, y se le atribuían propiedades curativas.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar