Esta canción nació en Louisville, estado de Kentucky, Estados Unidos. 

 

Allí vivían a finales del siglo XIX dos hermanas, Mildred y Patty Hill, profesoras en una escuela infantil.

Impulsoras de una revolución en la educación infantil, fueron las creadoras de los jardines de infancia y comenzaron a utilizar el juego como método educativo. Consideraban la música como uno de los mejores factores de enseñanza y componían muchas canciones para sus alumnos.

Un día las hermanas Hill decidieron escribir una canción para recibir a los niños cuando llegaban por la mañana. Mildred, que era organista, compuso la melodía; Patty escribió la letra. El título original fue Buenos días a todos (Good morning to all) y fue publicada por las hermanas en 1893 dentro de una colección de canciones infantiles. 

Pasó el tiempo y en los años veinte un avispado autor, llamado Robert Coleman, registró el tema como suyo cambiándole el título y parte de la letra, convirtiéndolo en Cumpleaños feliz (Happy birthday to you). A partir de ese momento la canción se extendió rapidísimamente, porque empezó a cantarse en cumpleaños y porque coincidió con el auge de la radio. Entonces, Patty, la única hermana que aún vivía, al constatar que “Cumpleaños feliz” era un plagio de su canción, demandó a Coleman. La justicia dio la razón a Patty Hill. Desde entonces, la canción no ha parado de sonar y rendir suculentos beneficios. Tanto es así que en 1988 la Warner compró los derechos por veinticinco millones de dólares.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar