(1775 - 1817). Fue en el siglo XIX cuando aparecieron las primeras mujeres novelistas de talla relevante como resultado del clima social que imperaba en la Inglaterra del momento.

 

A través de la literatura, las mujeres encontraron el vehículo para ser escuchadas. Jane Austen, acompañada de otras grandes exponentes como Charlotte y Emily Brontë, G. Elliot y E. Gaskell, escribieron acerca de sus agravios y represiones.

Aunque dichas escritoras procedían de ambientes muy dispares, sus escritos comparten una misma finalidad: poner de relieve la posición de la mujer en su siglo. Jane Austen fue una novelista antirromántica y moralista. Esto la convirtió en la precursora del realismo literario.

Tuvo una infancia feliz y disfrutó de una vida familiar segura y estable. Quizás fue esa estabilidad la que propició la facilidad en la novelista para juzgar y analizar la sociedad inglesa. Pretenciosa en intenciones, a lo largo de sus seis obras se centró en relatar las vicisitudes de la vida cotidiana: Sentido y sensibilidad, Orgullo y prejuicio, El parque de Mansfield, Emma, La abadía de Northanger y Persuasión. A través de sus personajes, la escritora ofrecía pinceladas de su particular modo de sentir y entender la vida. 

Su gran capacidad descriptiva y la sutilidad narrativa le propiciaron un destacado lugar en la literatura femenina del siglo XIX. Sus novelas están llenas de interesantes y complejos diálogos, a través de los cuales se vislumbran sus propios pensamientos y anhelos, su ingenio y agudeza

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar